Lecturas recomendadas para la Ceremonia Católica: Primera Lectura

Jeremías 31,31_34

31:31 “Vienen días —afirma el Señor— en que haré un nuevo pacto con el pueblo de Israel y con la tribu de Judá.

31:32 No será un pacto como el que hice con sus antepasados el día en que los tomé de la mano y los saqué de Egipto, ya que ellos lo quebrantaron a pesar de que yo era su esposo —afirma el Señor—.

31:33 “Éste es el pacto que después de aquel tiempo haré con el pueblo de Israel —afirma el Señor— Pondré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

31:34 Ya no tendrá nadie que enseñar a su prójimo, ni dirá nadie a su hermano: “¡Conoce al Señor! porque todos, desde el más pequeño hasta el más grande, me conocerán —afirma el Señor— Yo les perdonaré su iniquidad, y nunca más me acordaré de sus pecados”

Antiguo Testamento

 

Cantares 2, 8_10. 14.16

La amada:
2:8 ¡La voz de mi amado! ¡Mírenlo, aquí viene!, saltando por las colinas, brincando por las montañas.
2:9 Mi amado es como un venado; se parece a un cervatillo. ¡Mírenlo, de pie tras nuestro muro, espiando por las ventanas, atisbando por las celosías!
2:10 Mi amado me habló y me dijo: “¡Levántate, amada mía; ven conmigo, mujer hermosa!
El amado:
2:14 Paloma mía, que te escondes en las grietas de las rocas, en las hendiduras de las montañas, muéstrame tu rostro, déjame oír tu voz; pues tu voz es placentera y hermoso tu semblante.
La amada:
2:16 Mi amado es mío, y yo soy suya; él apacienta su rebaño entre azucenas.